jueves, 24 de noviembre de 2011

PERSPECTIVA PSICODINÁMICA EN PSICOLOGÍA CLÍNICA

Las teorías desarrolladas por clínicos e investigadores, se han realizado con la finalidad de identificar el origen de la desadaptación conductual y la enfermedad física.  La diversidad de las teorías puede ser muy amplia.  Sin embargo las perspectivas teóricas en la actualidad son: la psicodinámica, conductual, cognitiva, y la perspectiva humanista, entre otras . Cabe señalar que cada una de las teorías es  diferente, algunas sirven para entender las causas del estrés, otras para como lo afrontamos y otras tantas para conocer la naturaleza de las vulnerabilidades humanas.
A continuación describiremos cada una de ellas, mencionando su representante y las características que la definen y distinguen de otras tantas.
·         PERSPECTIVA PSICODINÁMICA
Una de las principales perspectivas teóricas para el estudio de la conducta anormal es la perspectiva Psicodinámica cuyo representante es Sigmund Freud, ésta perspectiva, enfatiza en los determinantes inconscientes (procesos psíquicos)  de la conducta. Las ideas de Sigmund Freud respecto a los trastornos psicológicos y conflictos sobre el inconsciente forman parte de esta perspectiva. La principal característica o aportación para la descripción de la conducta es el aparato psíquico el cual sirve para describir el proceso de interacción entre las estructuras de la personalidad que yacen por debajo de la superficie de la conducta observable estas estructuras son: el ello, el yo y el superyó.
La perspectiva psicodinámica se basa en la idea de que los pensamientos y las emociones son causas importantes de la conducta.
Los enfoques psicodinámicos de la conducta suponen que en distintos grados la conducta que se observa (las respuestas manifiestas) es una función de los procesos intrapsíquicos (sucesos encubiertos). No todos los teóricos psicodinámicos hacen énfasis en los mismos eventos internos ni las mismas fuentes de estimulación ambiental, pero si están de acuerdo con que la personalidad se forma de una combinación de sucesos internos y externos, con un énfasis en los internos. Sigmund Freud, el creador de la perspectiva psicodinámica creía que finalmente todas las conductas se podían explicar mediante los cambios corporales, sin embargo, ya que en su época se sabía muy poco sobre las relaciones entre cuerpo y la personalidad, dio poca importancia a los factores biológicos.
No obstante impresionado por la teoría de Ch. Darwin sobre la importancia de las emociones, Freud dirigió su atención en la influencia que estas ejercían en el pensamiento. Freud creía que para entender la conducta era necesario analizar los pensamientos que la preceden y que se asocian con esta y, para comprender estos pensamientos, se deben explorar las emociones y sentimientos más profundos de una persona.
Ya que los pensamientos y sentimientos no se pueden observar de forma directa los teóricos psicodinámicos deben inferirlos. Relacionan sus inferencias sobre los procesos internos de la conducta manifiesta.
Además de la contribución de las teorías psicodinámicas a nuestra comprensión de la conducta humana, estas parecen tener una influencia especial, porque son los sistemas a partir de los cuales se desarrollaron varios tipos de psicoterapia. Aunque el análisis clínico como lo creó Freud casi no se utiliza en la actualidad, los elementos básicos y la teoría de los procesos básicos subyacentes han tenido gran influencia en el desarrollo de todo el campo de la psicología.

·         ORIGEN DEL PSICOANÁLISIS Y SUS PROCESOS
En el 1900-1950 Sigmund freud, no completó un sistema perfeccionado. Un bosquejo del psicoanálisis, el cual comenzó en el 1938, al año anterior a su muerte, tenía el propósito de reunir las doctrinas del psicoanálisis y establece en la forma más concisa, pero este libro nunca se terminó. Su pensamiento se movía en fase cambiando y sintetizando lo que se había ido antes. Unas de las obras que Freud trató de mantener actualizada de manera sistemática es la interpretación de los sueños.
Es importante reconocer que el psicoanálisis no presenta una teoría terminada, sino más bien un proceso progresivo del descubrimiento del yo.

·         SUS FUNDADORES
Sus fundadores fueron: Freud, Adler y Jung.
El Psicoanálisis es el nombre que se da a un método específico para investigar los procesos mentales inconscientes y a un enfoque de la psicoterapia. El término se refiere también a la estructuración sistemática de la teoría psicoanalítica, basada en la relación entre los procesos mentales conscientes e inconscientes.
Las técnicas del psicoanálisis y gran parte de la teoría psicoanalítica basada en su aplicación fueron desarrolladas por el neurólogo austriaco Sigmund Freud. Sus trabajos sobre la estructura y el funcionamiento de la mente humana tuvieron un gran alcance, tanto en el ámbito científico como en el de la práctica clínica.
Las teorías de la personalidad que se parecen lo bastante entre sí, pueden agruparse en categorías más generales llamadas modelos, enfoque o escuelas psicológicas. Aunque llega a haber desacuerdos dentro de cada grupo modelo, como en el caso de Freud, Jung y Murray, cuyas teorías son catalogadas bajo el modelo psicodinámico, en su orientación básica hacia la naturaleza humana tiene más en común entre sí que con respecto a los otros modelos.
Las causas de la conducta y la actividad conciente son, para Freud, Jung y Murray, principalmente internas: fuerzas motivacionales dinámicas y emocionales que impulsan al organismo a tomar una acción específica. Freud y Jung subrayan los determinantes: inconscientes, los motivos reprimidos, los conflictos, los complejos y los arquetipos.
Las teorías de Freud pueden verse desde un enfoque interactivo o del desarrollo. El enfoque interactivo se ocupa de la motivación, el conflicto y las estructuras de la personalidad. El enfoque del desarrollo considera el curso de éste a través del despliegue de los instintos sexuales y la formación de los tipos de carácter. Podemos estudiar la personalidad desde el punto de vista de su formación y desarrollo o desde la interacción de sus componentes.
Freud divide la psique conforme a niveles de conciencia. Esta consiste en percatarse de lo que ocurre como resultado de la estimulación externa o en el volver a vivir la experiencia interna. El preconsciente consiste en recuerdos latentes, los cuales pueden irrumpir deliberadamente en la conciencia o surgir por asociación con la estimulación actual. Freud veía el inconsciente como la porción más grande de la psique, la cual tiene sus propios principios de funcionamiento. Definía su tipo de psicología como la ciencia del inconsciente.
También pueden verse el inconsciente como la falta de conciencia, pero esto no es a lo que Freud se refería precisamente con el término.
La función del inconsciente se revela a través de la asociación libre, los sueños, los lapsus lingue, los actos fallidos, los chistes, y en forma más convincente por los trastornos de la personalidad y la conducta.
Comprender cómo funcionan los procesos mentales inconscientes hizo posible la comprensión de fenómenos psíquicos previamente incomprensibles, como los sueños.
A través del análisis de los procesos inconscientes, Freud vio que este estado servía para proteger el sueño (el reposo) del individuo contra los elementos perturbadores procedentes de deseos reprimidos, relacionados con las primeras experiencias del desarrollo que afloran en ese momento a la conciencia. Así, los deseos y pensamientos moralmente inaceptables, es decir, el ‘contenido latente’ del sueño, se transforman en una experiencia consciente, aunque no inmediatamente comprensible, a veces absurda, denominada ‘contenido manifiesto’. El conocimiento de estos mecanismos inconscientes permite al analista invertir el proceso de elaboración onírica, por el que el contenido latente se transforma en el contenido manifiesto, accediendo a través de la interpretación de los sueños a su significado subyacente.
  • ETAPAS PSICOSEXUALES
Una suposición esencial de la teoría freudiana es que los conflictos inconsciente  involucran deseos y pulsiones (instintos), originadas en las primeras etapas deldesarrollo. Al serle develados al paciente los conflictos inconscientes mediante el psicoanálisis, su mente adulta puede encontrar soluciones inaccesibles a la mente inmadura del niño que fue. Esta descripción de la función que cumplen las pulsiones básicas en la vida humana es otra de las aportaciones cruciales de la teoría freudiana.
Según su teoría sobre la sexualidad infantil, la sexualidad adulta es el resultado de un complejo proceso de desarrollo que comienza en la infancia, pasa por una serie de etapas ligadas a diferentes funciones y áreas corporales (oral, anal y genital), y se corresponde con distintas fases en la relación del niño con los adultos, especialmente con sus padres. En este desarrollo es esencial el periodo edípico, momento en el que el niño por primera vez es capaz de establecer un vínculo afectivo con su progenitor del sexo opuesto, semejante a la relación de un adulto con su pareja, con lo que el progenitor del mismo sexo es considerado un rival.
La inmadurez psíquica del niño condena al fracaso los deseos infantiles y malogra su primer paso hacia lo adulto. Además, la inmadurez intelectual del niño complica aún más la situación porque le hace temer sus propias fantasías. El grado en el que el niño supere este trauma y en el que estos vínculos, miedos y fantasías pervivan de modo inconsciente será decisivo en su vida posterior, especialmente en sus relaciones afectivas.
Los conflictos que ocurren en las etapas iniciales del desarrollo no son menos significativos como influencia formativa, porque representan los prototipos iniciales de situaciones sociales tan básicas como la dependencia de otros o la relación con la autoridad. Por ello, en estas primeras etapas de su desarrollo, también será básico en la formación de la personalidad del niño el comportamiento de los padres.
Sin embargo, el hecho de que el niño reaccione no sólo ante la realidad objetiva, sino también ante la distorsión fantástica de la realidad, complica significativamente incluso los esfuerzos educativos mejor intencionados.
Freud opinaba que el desarrollo de la personalidad era el despliegue de los instintos sexuales. Diversas zonas del cuerpo son los puntos de la estimulación placentera al principio de la vida. Freud delineo cuatro etapas de desarrollo psicosexual: la oral, la anal, la fálica y la genital. Cada etapa psicosexual tiene necesidades y satisfacciones específicas. Los tipos de carácter particulares consistentes en un síndrome de rasgos, se forman durante cada etapa, como un resultado de la manera en que se satisfacen o frustran las necesidades. La satisfacción o la frustración excesivas provocan fijación, que debe entenderse como la detención del desarrollo.
A) La Etapa Oral ocurre durante el primer año y medio de vida y puede derivar en tipos de carácter oral de dependencia pasiva o agresiva. Los tipos de carácter oral experimentan trastornos en el recibir y el tomar. 
B) La Etapa Anal es desde el año y medio hasta alrededor de los tres años y provoca los  tipos anal retentivo y anal expulsivo. Los rasgos anales pueden reflejar tendencias hacia la obediencia, obediencia excesiva o desafío. 
C) La Etapa Fálica abarca desde los tres a los cinco o seis años e incluye sentimientos  sobre sí mismo y actitudes sobre su mismo sexo y el sexo opuesto. Los Complejos de Edipo y Electra son características críticas de esta etapa y su resolución o falta de esta tiene efectos profundos en el desarrollo ulterior de la personalidad. 
D) Desde los seis a los 12 años se produce el Periodo de Latencia, que no es una etapa  psicosexual propiamente dicha.
E) La Etapa Genital surge durante la adolescencia y, si trascurre de manera apropiada,  agrega al ego las cualidades de trabajo productivo y amor.
  • ENFERMEDAD
Freud trata las anormalidades en dos formas: por medio de fallas en el desarrollo, como las fijaciones y por exageraciones o deficiencias en uno u otro de los sistemas de personalidad: id, ego, y superego. La anormalidad puede resultar de un ego inadecuado, de manera que el id pasa a ser dominante; o  la persona puede ser atormentada por un superego demasiado estricto. Los síntomas neuróticos son formas de defensa usadas por un ego débil. Los tipos de carácter defectuoso (exageraciones y deficiencias de rasgos específicos) son según Freud, formas de anormalidades en el desarrollo.
El ego como mediador debe armonizar las demandas competitivas de los tres sistemas d personalidad y arreglárselas adecuadamente con las demandas del mundo externo. Si el ego se vuelve dominante, toma la energía del id y del superego. El superego puede hacerse parte del ego examinando nuestros valores, creencias y suposiciones sobre las conductas correctas y erróneas. El funcionamiento saludable de la personalidad resulta de liberarnos d las represiones y encontrar salidas sublimadas por los impulsos del id.
Estos deben ponerse bajo el control de los procesos secundarios del pensamiento y El principio de realidad. Uno puede ver las etapas psicosexuales como portadoras de rasgos vitales a la personalidad. Los diversos rasgos bipolares deben existir en un balance apropiado, a fin de que la personalidad funcione en forma óptima. La personalidad saludable y con buen  funcionamiento es capaz de trabajo productivo y relaciones afectuosas.
Freud introdujo el mecanismo de la represión para explicar los síntomas psicológicos, la cual puede describirse como una exclusión de material de la conciencia, una exclusión que es ejecutada inconscientemente. Hasta que se descubre y se abre paso. La conducta puede revelar la presencia de un motivo inconsciente, el motivo radical. Que difiere del motivo manifestado, el motivo derivado. Las derivaciones motivaciónales son disfraces de los motivos radicales que existen en el inconsciente.
Freud decía que la personalidad estaba dividida en tres sistemas en lucha: id, ego y superego. El id es la parte más primitiva de la personalidad. Es la fuente de los impulsos más inconscientes y presiona al ego para que siga el principio del placer y los procesos primarios de pensamiento. El ego es el sistema controlador, el administrador de la personalidad. Su función más aprobada es seguir el principio de la realidad por medio de los procesos secundarios (correctos) de pensamiento. El superego es el componente moral y ético de la personalidad. Está formado por la conciencia y el ideal del ego. Se formo por medio de la introyección de los preceptos morales y culturales: prohibiciones e ideales. El ego experimenta con frecuencia conflictos que incluyen placer, consideraciones de la realidad y patrones morales y culturales. El ego intenta reducir estos conflictos y producir armonía dentro de la personalidad, es su papel de administrador, el ego a menudo es inundado por la ansiedad.
  • ANSIEDAD
Piedra angular de la teoría y la práctica del psicoanálisis moderno es el concepto de ansiedad, un tipo de experiencia que implica una reacción contra ciertas situaciones peligrosas. Estas situaciones de peligro, tal como las describe Freud, son el miedo a ser abandonado, a perder el objeto amado, el miedo a la venganza y al castigo, y la posibilidad de castigo por parte del superyó. En consecuencia, los síntomas, los desórdenes de la personalidad y de los deseos, así como la propia sublimación de las pulsiones, representan compromisos, diferentes formas de adaptación que el yo intenta desarrollar con mayor o menor éxito, para reconciliar las diferentes fuerzas mentales en conflicto.
A) La Ansiedad Objetiva es el temor a un objeto real en el mundo externo.
B) La Ansiedad Neurótica resulta de impulsos que amenazan arrollar al ego.
C) La Ansiedad Moral es provocada por el superego y se experimenta como culpa, falta de merito y el deseo  de castigo.
Al enfrentarse con la ansiedad, el ego puede utilizar sus capacidades para solucionar problemas o puede necesitar mecanismos de defensa. El propósito de los mecanismos de defensa del ego es reducir la ansiedad, protegiendo al ego a través del autoengaño y la distorsión de la realidad.
Las opiniones de Freud han llevado a investigar la eficacia de la terapia psicoanalítica y comprobar la validez de los constructos y postulados derivados de su teoría de la personalidad. Los primeros estudios cuestionaron el valor de la terapia psicoanalítica, pero los posteriores han sido más favorables. Diversos estudios han indicado cierta validez de los tipos de carácter de Freud. Las observaciones interculturales han puesto en duda la universalidad del complejo de Edipo. Los estudios que tratan de la represión son mezclados y muchos pueden no tratar la represión como Freud la definió.
Freud ha sido criticado por sus opiniones sobre la sexualidad infantil, su énfasis excesivo en la formación temprana de la personalidad, sus fallas al no considerar los cambios de la personalidad en el estado adulto, su énfasis excesivo en el inconsciente y la división artificial de la personalidad. Freud ha sido criticado también por su pansexualismo, su insistencia en la inferioridad de las mujeres, las incongruencias internas de su teoría, su idea de un instinto de muerte, su criterio de reducción de la tensión de la motivación y sus métodos de investigación. Una cosa es clara: las opiniones de Freud han generado gran cantidad de investigaciones.
  • INSTANCIAS PSÍQUICAS
El esfuerzo por clarificar el desconcertante número de observaciones interrelacionadas puestas a la luz por la exploración psicoanalítica, condujo al desarrollo de un modelo de estructura del sistema psíquico. Tres sistemas funcionales, o instancias, se distinguen en este modelo: el ello, el yo y el superyó.
La primera instancia: el ello, se refiere a las tendencias impulsivas, entre ellas, las sexuales y las agresivas (Eros & Thanatos) que parten del cuerpo y tienen que ver con el deseo en un sentido primario, contrarias a los frutos de la educación y la cultura. Freud llamó a estas tendencias triebe, que literalmente significa ‘pulsión’ pero que a menudo se traduce con impropiedad como ‘instinto’. Estas pulsiones exigen su inmediata satisfacción, y son experimentadas de forma placentera por el individuo, pero desconocen el principio de realidad y se atienen sólo al principio del placer (egoísta, acrítico e irracional).
Cómo conseguir en el mundo real las condiciones de satisfacción de esas pulsiones básicas es tarea de la segunda instancia: el yo, que domina funciones como la percepción, el pensamiento y el control motor, para adaptarse a las condiciones exteriores reales del mundo social y objetivo. Para desempeñar esta función adaptativa, de conservación del individuo, el yo debe ser capaz de posponer la satisfacción de las pulsiones del ello que presionan para su inmediata satisfacción, con lo que se origina la primera tensión.

Para defenderse de las pulsiones inaceptables del ello, el yo desarrolla mecanismos psíquicos específicos llamados mecanismos de defensa. Los principales son: la represión — exclusión de las pulsiones de la conciencia, para arrojarlas a lo inconsciente—, la proyección —proceso de adscribir a otros los deseos que no se quieren reconocer en uno mismo— y la formación reactiva —establecimiento de un patrón o pauta de conducta contraria a una fuerte necesidad inconsciente. Tales mecanismos de defensa se disparan en cuanto la ansiedad señala el peligro de que las pulsiones inaceptables originales puedan reaparecer en la conciencia.
Una pulsión del ello llega a hacerse inadmisible, no sólo como resultado de una necesidad temporal de posponer su satisfacción hasta que las condiciones de la realidad sean más favorables, sino, sobre todo, debido a la prohibición que los otros (originalmente los padres) imponen al individuo.
El conjunto de estas demandas y prohibiciones constituye el contenido principal de la tercera instancia: el superyó, cuya función es controlar al yo según las pautas morales impuestas por los padres. Si las demandas del superyó no son atendidas, la persona se sentirá culpable, culpabilidad que también se manifiesta como ansiedad y/o vergüenza.
El superyó, que según la teoría freudiana se origina en el esfuerzo de superar el complejo de Edipo, es parcialmente inconsciente, debido a que tiene una fuerza semejante (aunque de signo opuesto) a la de las pulsiones, y puede dar lugar a sentimientos de culpa que no dependan de ninguna trasgresión consciente.
El yo, instancia mediadora entre las demandas del ello, las exigencias del superyó y el mundo exterior, puede no tener el poder suficiente para reconciliar estas fuerzas en conflicto. Es más, el yo puede coartarse en su desarrollo al ser atrapado en sus primeros conflictos, denominados fijaciones o complejos, pudiendo volverse hacia modos de funcionamiento primarios en el desarrollo psíquico y hacia modos de satisfacción infantiles.
Este proceso se conoce como regresión. Incapaz de funcionar normalmente, el yo sólo puede mantener su control limitado y su integridad desarrollando síntomas neuróticos, a través de los cuales se expresa la tensión del aparato psíquico.
Las siguientes contribuciones a la psicología se atribuyen generalmente a Freud: proposición de lo irracional en la naturaleza humana (disfraces, defensas y distorsiones); exploración del inconsciente; servicios de los síntomas a propósitos inconscientes; el conflicto continuo entre nuestra naturaleza animal y nuestra naturaleza humana; el placer es más poderoso que la realidad o la moralidad; hincapié en la importancia de la infancia y la niñez en la formación de la personalidad: la aclaración de los principales mecanismos de defensa; la conducta no siempre es lo que parece; los terrores internos asustan más que los externos; los síntomas tienen significado simbólico; los síntomas físicos pueden ser de origen psicógeno; la sobresocialización y la subsocialización resultan de un desarrollo defectuoso del superego; el desarrollo de una de las primeras formas de psicoterapia, la terapia psicoanalítica.

REFERENCIAS.
Corres, P. (2004). Razón y experiencia en la psicología. México: Fontamara.
Bolognini, Stefano (2004). La empatía psicoanalítica. Buenos Aires: Lumen.
Kerr, John (1995). La historia secreta del psicoanálisis. Barcelona: Editorial Crítica.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada